Pastelitos de membrillo y de batata con tapas compradas o caseras

Suscribete ya y enterate de todas las novedades!

Un postre típico rioplatense. Uruguay y Argentina lo consumen desde siempre. Y es habitual que se vendan en muchos lugares para el 25 de Mayo y el 9 de julio, en Argentina. No todos comen frituras. Pero algunas veces se puede dar un gustito. Estos pastelitos los hice con masa comprada de pastelitos porque no tenía tiempo para hacer. Fue una merienda improvisada con mí hija mayor, mí yerno y mi nieto. Quedaron muy ricos y sequitos. Son súper fáciles. Hice la mitad de batata y la mitad de membrillo, pero pueden hacerlos todos del mismo dulce que les guste más. Si quieren hacerlos con hojaldre, les dejo el enlace a la receta AQUÍ.

Ingredientes:

  • 12 tapas de pastelitos de hojaldre o masa común. Casera o comprada
  • 6 trozos de dulce de membrillo del tamaño de una nuez
  • 6 trozos de dulce de batata ídem
  • 1 vaso con agua
  • 1 litro de aceite
  • Miel o almíbar para pincelar
  • Granas o confites blancos y celestes para que sean más patrios (optativo, claro)

Para pincelar pueden usar miel o almíbar pero también si les gusta pueden pasarlos inmediatamente sacados del aceite por azúcar para que se pegue o espolvorear con azúcar por arriba. Las granas o confites por supuesto son opcionales. Yo no tenía y no era día de festejos patrios, entonces no se lo puse. Claro está que esto es sólo para Argentina.

Preparación:

Ponemos el aceite en una cacerola profunda. Cortamos el dulce en trozos del tamaño de una nuez. Colocamos en un platito una tapa, en el centro de la tapa el trozo de dulce. Nos mojamos el dedo y mojamos alrededor del trozo de dulce. Tapamos con la otra tapa cruzada para que nos queden ocho puntas.

Presionamos bien sellando todo el pastelito. Mojamos otra vez con el dedo toda la masa alrededor del dulce. Hacemos un pellizco desde abajo en dónde está la punta cruzada con al lado. Eso mismo lo repetimos en los cuatro lados. En la foto pueden ver el detalle. Deben tener en cuenta que la masa tiene que estar mojada para que se pegue bien y que los pellizcos tienen que ser más bien fuertes. Luego les bajamos un poquito las puntas cómo lo ven en la última foto. Vamos poniéndolos en un plato.

Hacemos lo mismo con el resto de los pasteles del otro dulce.

Ponemos a calentar el aceite. Una vez pasado un tiempo que consideremos que ya puede estar caliente, tomamos un trocito chiquito de masa, lo hacemos una bolita y lo tiramos en la cacerola. Sí burbujea y empieza a levantar ya está caliente el aceite y podemos introducir una tanda de pasteles. Como mi cacerola era de 20 cm, fui poniendo de a tres. Primero se fríen de abajo, luego se dan vuelta antes de que se pongan dorados, se vuelven a girar cuando ya toman color y se retiran colocándolos boca abajo en un plato sobre papel de cocina, para que absorba el exceso que puedan tener de aceite.

Si los fríen a una temperatura media-alta no van a tener ningún exceso. Los dejan entre 5 y 10 minutos boca abajo y luego los invierten. Es el momento de pasarlos por azúcar o espolvorearlos o pincelarlos con miel o almíbar.

Es muy rico comerlos tibios por lo menos. Al otro día quedan igual de crocantes. Yo los coloco en una hermético fuera de la heladera. Si quieren comer los tibios les dan un toquecito, en lo posible de horno. En microondas abland a mucho la masa. A disfrutar. Glup!

Suscribete ya y enterate de todas las novedades!

4 Comentarios

    • Hola Graciela. En los supermercados grandes y medianos se consiguen. Sino podrìas hacer mi masa criolla y cortarla en cuadrados o la de hojaldre que no lleva manteca, es muy fácil. Pero realmente yo consigo en Carrefour, Dia o Coto, por ejemplo. Saludos y muchas gracias 🙂

Dejanos tu Comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*